Cáncer de Testículo

Especialista en Cáncer Testicular | Dr. Carlos Basilio | Hospital SEDNA

Los testículos son las glándulas sexuales masculinas y se encargan de elaborar la testosterona y las células reproductivas masculinas o espermatozoides. Dentro de los testículos se encuentran las células germinativas, allí por un proceso de meiosis se producen espermatozoides inmaduros que, viajan a través de conductos hasta el epidídimo que es el lugar del testículo donde los espermatozoides maduran y se almacenan.

Casi todos los cánceres de testículo comienzan en las células germinativas. Los dos tipos principales de tumores de células germinativas testiculares son seminomas y no seminomas, el proceso de crecimiento tumoral es diferente de acuerdo al tipo de célula que lo componga, los primeros crecen y se diseminan más lentamente que los segundos.

¿Qué es el cáncer de testículo?

El cáncer de testículo es la neoplasia más frecuente en los varones de 20 a 40 años, si bien usualmente su lugar de origen es el testículo se han encontrado tumores germinales (mismos tipos que el cáncer de testículo) que en algunos hombres su aparición inicial es abdominal o torácica a la altura del diafragma. El cáncer de testículo es uno de los que presenta la más alta tasa de curación, se estima que aproximadamente el 90% de los casos logra la remisión total de la enfermedad.

Causas del Cáncer Testicular

A pesar de que no se entienda bien la causa del cáncer testicular, existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo masculino. Los principales factores de riesgo son la edad y una afección conocida como criptorquidia en la que uno o ambos testículos permanecen dentro del abdomen en lugar de descender al escroto.

Se ha comprobado que tienen mayor probabilidad de desarrollar un cáncer testicular aquellos hombres que han tenido un testículo que no descendió no importa que posteriormente haya sido ubicado en su lugar por cirugía.

Urologo-en-Mexico-CDMX-Sur-Dr-Carlos-Ivan-Basilio-Especialista-en-Cancer-de-Testiculo-v001-compressor

Los antecedentes personales o familiares de la enfermedad aumentan el riesgo de cáncer de testículo, esta enfermedad también suele ser más común entre los hombres de raza blanca.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de testículo?

En ocasiones, el cáncer de testículo puede generar estos y otros signos y síntomas:

  • Presencia de una masa en el testículo que usualmente no produce dolor al tacto.
  • Inflamación en el testículo.
  • Cambio en los testículos al tacto.
  • Dolor sordo en el abdomen inferior o en la ingle.
  • Acumulación súbita de líquido en el escroto.
  • Dolor o incomodidad en un testículo o en el escroto.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de testículo?

El diagnóstico de cáncer de testículo por lo general requiere de una serie de estudios que van desde el reconocimiento médico hasta pruebas químicas de marcadores tumorales específicos. Entre los más comunes tenemos:

  • Historia clínica con examen médico en el consultorio, allí se evalúa al paciente como un todo y se busca identificar cualquier signo anormal que haga pensar en la presencia de la enfermedad, así como los padecimientos y/o enfermedades que ha sufrido, los tratamientos que ha recibido y sus hábitos de vida.
  • Realización de análisis ecográficos donde se puedan detectar la presencia de lesiones ocupadoras de espacio (LOE).
  • Es posible que el médico solicite también una tomografía computarizada en caso de que se sospeche la presencia de metástasis.
Urologo-en-Mexico-CDMX-Sur-Dr-Carlos-Ivan-Basilio-Especialista-en-Cancer-de-Testiculo-v002-compressor
  • Medición en sangre de los marcadores tumorales específicos para el cáncer de testículo, entre los cuales tenemos la alfafetoproteína (AFP) y la gonadotropina coriónica humana beta (GCH- ß). Por otra parte tenemos la lactato deshidrogenasa (LDH) que si bien no es un marcador específico, cuando se analiza conjuntamente con los anteriores le da pistas al médico del avance de la enfermedad.

Estos índices de marcadores tumorales se miden antes de la orquiectomía inguinal y la biopsia, para ayudar a diagnosticar el cáncer de testículo.

¿Cuáles son los Tratamientos del cáncer de testículo?

Existen diversas opciones para tratar el cáncer testicular, las cuales dependen de varios factores, incluyendo el tipo y etapa del cáncer, la salud general del pacientes y sus propias preferencias.

Cirugía:

Las operaciones usadas para tratar el cáncer de testículo incluyen:

Orquiectomía inguinal radical: La cirugía para extirpar el testículo  es el principal tratamiento para casi todas las etapas y tipos de cáncer testicular. Para extirpar el testículo, el cirujano urólogo hace una incisión en la ingle y extrae el testículo entero a través de la abertura. Se puede insertar un testículo protésico lleno de solución salina si así lo desea. En los casos de cáncer testicular en etapa temprana, la extirpación quirúrgica del testículo puede ser el único tratamiento necesario.

Disección retroperitoneal de ganglios linfáticos: La cirugía para extirpar los ganglios linfáticos cercanos  se realiza a través de una incisión en el abdomen. El cirujano urólogo se encarga de evitar dañar los nervios que rodean los ganglios linfáticos, pero en algunos casos el daño a los nervios puede ser inevitable. Los nervios dañados pueden causar dificultad con la eyaculación, pero no le impedirán tener una erección.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de energía de alta potencia, generalmente rayos X, para lograr destruir las células cancerosas en el testículo. Durante la radioterapia, se coloca al paciente sobre una superficie plana y la máquina de rayos X se mueve a su alrededor, apuntando los rayos de energía a puntos precisos de su cuerpo. La radioterapia es una opción de tratamiento que se usa frecuentemente en personas que padecen el tipo de cáncer de testículo seminoma. Los efectos secundarios pueden incluir náuseas y fatiga, así como enrojecimiento e irritación de la piel en las áreas abdominal e inguinal. La radioterapia también es probable que reduzca temporalmente el conteo de espermatozoides y puede afectar la fertilidad en algunos hombres.

Quimioterapia

El tratamiento de quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. Los medicamentos quimioterapéuticos viajan por todo el cuerpo para matar las células cancerosas que pueden haber migrado del tumor original.  Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los medicamentos específicos que se utilicen, sin embargo generalmente incluyen fatiga, náuseas, pérdida de cabello y un mayor riesgo de infección. Existen medicamentos y tratamientos disponibles que reducen algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia.

La quimioterapia también puede conducir a la infertilidad en algunos hombres, que puede ser permanente en algunos casos.

Como en todos los problemas de salud es mejor prevenir que lamentar, por lo tanto es recomendable modificar algunos hábitos de vida para disminuir el riesgo de padecer cáncer de próstata, por ejemplo mantener un peso adecuado, seguir una dieta saludable baja en grasas y basada en vegetales y frutas, también es recomendable realizar ejercicio físico varios días a la semana.

Si no es tratado a tiempo el cáncer de testículo puede generar metástasis, esto conduce a un deterioro en la calidad de vida del paciente y puede comprometer seriamente su sobrevivencia.

Si usted sufre de alguna modificación en el volumen, forma o dureza de sus testículos, debe consultar con su médico urólogo de confianza con la finalidad de diagnosticar si se está en presencia de un cáncer de testículo u otra patología relacionada con esta glándula.

En el caso de que usted desee agendar una Consulta con el Dr. Carlos Basilio quien es Cirujano Urólogo en la Ciudad de México, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Basilio se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento del cáncer de testículo.

Agendar Consulta

Call Now Button