Circuncisión

Especialista en Circuncisión en México | Dr. Carlos Basilio | Hospital SEDNA

El prepucio es la parte de la piel del pene que recubre el glande. La evidencia científica indica que en un porcentaje de la población masculina el prepucio favorece las infecciones urinarias, en especial durante la infancia, también predispone al individuo a contraer ciertas enfermedades de transmisión sexual y cáncer de pene, además en algunos casos puede producir dificultades en el normal desenvolvimiento de las relaciones sexuales. Todas estas son razones para apoyar la idea de la necesidad de que el varón sea circuncidado.

Probablemente la circuncisión sea uno de los procedimientos quirúrgicos más antiguos de la humanidad. Si el hombre no es circuncidado puede ocurrir que la piel del prepucio no pueda ser retraída para dejar el glande al descubierto debido a la estrechez de su abertura. Es un procedimiento que debe ser realizado por un médico especialista, preferiblemente un cirujano urólogo.

¿Qué es la Circuncisión?

La circuncisión masculina es una intervención quirúrgica que busca retirar la totalidad o parte del prepucio del pene, puede practicarse como parte de un ritual religioso, que se realiza habitualmente poco después del nacimiento o en la infancia; como procedimiento médico relacionado con infecciones, heridas o anormalidades del prepucio, siendo las principales indicaciones terapéuticas de la circuncisión la fimosis y la balanitis; o bien como parte de un rito cultural de iniciación.

¿Para qué sirve la Circuncisión?

Si bien la circuncisión es aplicada a cualquier edad, hay que destacar que en el caso de los niños su aplicación debería ser indicada por causas médicas. Dentro de las indicaciones para su realización está la presencia de fimosis primaria, por la presencia de balanopostitis o infecciones de las vías urinarias a repetición y en los casos de fimosis secundaria.

Urologo-en-Mexico-CDMX-Sur-Dr-Carlos-Ivan-Basilio-Especialista-en-Circuncision-en-Mexico-v001-compressor

La indicación médica para la circuncisión en el adulto es la presencia de disfunción prepucial, dentro de las que destacan la fimosis por liquen escleroso, la balanitis y la balanopostitis. La circuncisión también es necesaria como parte del tratamiento quirúrgico cuando se presentan carcinomas invasores del pene, además la circuncisión está fuertemente recomendada para prevenir recidivas cuando hay múltiples lesiones e infección por Virus del Papiloma Humano (VPH). Además existen estudios recientes que relacionan la circuncisión con una disminución de un 15% en el riesgo de desarrollar cáncer prostático.

Por otra parte luego de una circuncisión puede aumentar el rendimiento sexual ya que el proceso de eyaculación sufre un retardo y el pene aumenta de largo al estar liberado del frenillo, así mismo mejora la estética de este órgano.

¿Cómo se realiza la Circuncisión?

La intervención quirúrgica dura alrededor de 35 minutos y consiste en extirpar el prepucio, empleando instrumentos quirúrgicos para dejar al descubierto el glande en mayor o menor medida. Más corrientemente, el frenillo se secciona y sutura durante la intervención. Entre la piel del forro del pene y el glande se colocan puntos reabsorbibles y/o pegamento quirúrgico especial, por lo general se protege por unos 2 días al pene con un vendaje que contiene compuestos cicatrizantes.

La mayoría de los médicos emplea alguno de los siguientes anestésicos locales para que la operación sea menos dolorosa:

  • Una crema anestésica que se aplica en la piel del pene.
  • Se puede bloquear mediante un analgésico inyectado el nervio que inerva la base del pene.
  • También se puede optar por anestesiar la piel que rodea el cuerpo del pene mediante una inyección subcutánea, de esta manera por algún tiempo se adormece el nervio.

¿Cómo es la Recuperación de la Circuncisión?

La intervención se efectúa durante una hospitalización de corta duración. El dolor a nivel de la zona operada es usualmente mínimo y transitorio y si fuera necesario, se calma mediante analgésicos. Es probable que persista alguna incomodidad en la zona del glande por unos cuantos días. El médico recomendará limpiar suavemente el área con agua tibia varias veces al día, así mismo será necesario reemplazar las gasas luego de la limpieza. Debe mantenerse la zona libre de roces pues estos hacen que la recuperación se demore más.

La cicatrización requiere de 2 hasta 4 semanas, se prescriben cuidados locales de enfermería durante algunos días, los hilos de sutura caen espontáneamente, en principio dentro de 2 hasta 3 semanas. El cirujano especificará la fecha para retomar actividades y relaciones sexuales de los adultos, como mínimo 4 semanas.

Urologo-en-Mexico-CDMX-Sur-Dr-Carlos-Ivan-Basilio-Especialista-en-Circuncision-en-Mexico-v002-compressor

¿Cuáles son los riesgos de la Circuncisión?

Como en todo procedimiento quirúrgico, la circuncisión contempla ciertos riesgos, estos pueden ir de leves a severos, podemos enumerarlos así:

  • En el caso de que la recuperación sea particularmente dolorosa el médico prescribirá la ingesta de algún analgésico.
  • Hemorragia que no suele ser importante y es controlable por el cirujano.
  • Hematoma que obligue a realizar un drenaje.
  • Proceso infeccioso que requerirá antibioterapia.
  • Incremento de la sensibilidad durante los primeros meses después de la circuncisión.
  • Irritación del glande.
  • Inflamación del meato uretral.
  • Trauma del pene.
  • Efectos secundarios desagradables de los anestésicos empleados debido a sensibilidad extrema del paciente a ellos.
  • Rechazo a los puntos.
  • Sangrado fácilmente controlable.
  • Sepsis.

La probabilidad de que se presenten estos riesgos es muy baja cuando la circuncisión es llevada a cabo por cirujanos urólogos que son conocedores de esta técnica y que tienen a su alcance el instrumental necesario para la misma. Cuando aparecen son fácilmente resueltas durante el acto quirúrgico, pero generalmente ocurren en el 2 % de las circuncisiones.

Circuncisión en México

Se puede decir que la circuncisión es un procedimiento sencillo mediante el cual se extirpa quirúrgicamente el prepucio, debido a esta técnica se logra dejar el glande al descubierto.

Debe ser llevada a cabo por un cirujano urólogo y gracias a ella se logra disminuir la recurrencia de infecciones urinarias, así como la probabilidad de padecer de cáncer de pene, por otra parte el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual desciende.

En el caso de que usted desee agendar una Consulta con el Dr. Carlos Basilio quien es Cirujano Urólogo en la Ciudad de México, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Basilio se especializa en llevar a cabo quirúrgicamente la circuncisión.

Agendar Consulta

Call Now Button