Hiperplasia Prostática

Especialista en Hiperplasia Prostática | Dr. Carlos Basilio | Hospital SEDNA

La hiperplasia prostática (crecimiento prostático) es una de las enfermedades más comunes en el hombre a medida que pasan los años. Su prevalencia ha aumentado por el crecimiento demográfico, el incremento de la expectativa de vida y por los cambios ambientales, se caracteriza por la dificultad para realizar las micciones, en el aumento en la frecuencia de las mismas y expulsión de pocas cantidades de orina a lo largo del día, dolor al orinar, retención de orina, sensación de pesadez y dolor en región perineal, asociados a sangrado por la orina, cistitis y otras molestias urinarias.

¿Qué es la Hiperplasia Prostática (Crecimiento de Próstata)?

El tamaño de la próstata es variable, tiene forma de castaña, es de consistencia elástica, con superficie lisa y con un surco que la divide. Sólo palpable parcialmente por su cara posterior a través de la pared del recto mediante el tacto rectal.

En la Hiperplasia Prostática o Crecimiento de Próstata, el aumento de tamaño suele ser a expensas de la zona de transición de la próstata. Los síntomas están causados por dos mecanismos:

  • obstrucción mecánica.
  • obstrucción dinámica.

En el estadio inicial hay una obstrucción a nivel del cuello vesical y de la uretra prostática que dificulta la salida de la orina, debido a esto se produce un agrandamiento de la musculatura lisa que estructura la vejiga urinaria, ello conduce a que se presente una disminución de la capacidad en ese órgano. En este estadio dominan los síntomas obstructivos.

Urologo-en-Mexico-CDMX-Sur-Dr-Carlos-Ivan-Basilio-Especialista-en-Hiperplasia-Prostatica-Prostata-Inflamada-v001-compressor

En una segunda fase el músculo es incapaz de vencer la obstrucción, se puede producir entonces retención de la orina, aparece hipersensibilidad a nivel de la vejiga, manifestándose los síntomas de necesidad de orinar frecuentemente, dolor y ardor al hacerlo.

En la fase más avanzada, la retención de orina es crónica y se pierde la capacidad contráctil, apareciendo la retención aguda de orina y la incontinencia urinaria secundaria cuando se presenta el rebosamiento de la vejiga, así mismo se incrementa la posibilidad de padecer de infecciones urinarias y podría llegarse hasta la insuficiencia renal.

¿Cuáles son las causas de la Hiperplasia Prostática?

No se conoce la causa real del agrandamiento de la próstata. Los factores ligados al envejecimiento y a los cambios en las células de los testículos pueden intervenir en el crecimiento de la glándula, al igual que los niveles de testosterona. A manera de ejemplo: Los hombres a quienes se les extirpan los testículos a edad temprana (por ejemplo, como resultado de un cáncer testicular) no presentan Hiperplasia Prostática o Crecimiento Prostático. De modo similar, si los testículos se extirpan después de que el hombre presente la hiperplasia prostática, la próstata comienza a disminuir de tamaño.

¿Cuáles son los síntomas de la Hiperplasia Prostática?

Encontramos dos tipos de síntomas: los obstructivos y los irritativos, los primeros son más frecuentes, pero el segundo tipo de síntomas interfieren más en las actividades de la vida diaria y en la calidad de vida.

Síntomas obstructivos:

  • Se presenta dificultad para comenzar a orinar con un chorro de orina débil.
  • A menudo el hombre debe pujar para que se produzca la salida de la orina siendo por lo regular intermitente.
  • Al finalizar de orinar el paciente siente ganas de orinar porque no se produce un vaciado completo de la vejiga.
  • También tiende a producirse retención urinaria.

Síntomas irritativos:

  • Por lo regular se presenta urgencia súbita de orinar.
  • Ganas de orinar frecuentemente o Polaquiuria en especial durante la noche.
  • Puede producirse también dolor al orinar o disuria.
  • También tiende a presentarse incontinencia urinaria.

En el peor de los casos, la hiperplasia o crecimiento prostático puede causar: una vejiga débil, reflujo de orina que cause infecciones de la vejiga o de riñón, una obstrucción total que impide el paso de la orina e insuficiencia renal.

¿Cómo se diagnostica la Hiperplasia Prostática?

Para realizar el diagnóstico de la hiperplasia o crecimiento prostático es imprescindible una revisión física completa, preferiblemente a cargo de un médico urólogo. Hay que realizar un tacto rectal mediante este se determinan las particularidades físicas de la glándula, tales como tamaño, forma, consistencia y la presencia o no de dolor al palparla.

Con el tacto rectal se pueden detectar la presencia de nódulos en la zona posterior de la próstata o bien la presencia de crecimientos asimétricos que hagan pensar en la posibilidad de una neoplasia prostática.

Este examen físico se complementa con una prueba de orina y un examen sanguíneo que evalúe la concentración sérica de úrea y creatinina. Así mismo el urólogo por lo general añade la determinación de los niveles del antígeno prostático específico en sangre.

Dependiendo del caso pueden ordenarse pruebas complementarias tales como la uroflujometría, urografía intravenosa y/o un ultrasonido abdominal y transrectal.

Urologo-en-Mexico-CDMX-Sur-Dr-Carlos-Ivan-Basilio-Especialista-en-Hiperplasia-Prostatica-Prostata-Inflamada-v002-compressor

¿Cuáles son los Tratamientos de la Hiperplasia Prostática?

Todo hombre con problemas urinarios debe ser evaluado y tratado por el urólogo. En el protocolo se ha de incluir la modificación del estilo de vida y la revisión de otros tratamientos que puedan empeorar los síntomas. La decisión sobre iniciar o no tratamiento depende fundamentalmente de los síntomas y de cómo estos afecten a la calidad de vida.

La decisión sobre qué modalidad terapéutica utilizar depende cada vez más del tamaño de la próstata. Es posible saber desde la primera evaluación en qué pacientes va a progresar la enfermedad, lo que también es útil para influenciar las decisiones terapéuticas. Finalmente, el tratamiento ha de ser individualizado teniendo en cuenta las preferencias del paciente, para lo cual ha de recibir información de la eficacia y seguridad de las diferentes opciones.

Dentro de las estrategias de tratamiento médico tenemos: a) la terapia antiandrogénica, b) los bloqueantes α-adrenérgicos, c) el tratamiento combinado, d) la fitoterapia y e) la cirugía, que puede ser o bien una intervención mínimamente invasiva o un abordaje quirúrgico ya sea mediante la uretra o a través de una resección de la próstata por vía abdominal.

En pacientes con síntomas moderados y con poca afectación de la calidad de vida los síntomas mejoran si se evita la inmovilidad prolongada, la exposición al frío, la ingesta de alcohol, café y líquidos después de la cena, y los fármacos que puedan exacerbar la hiperplasia o crecimiento prostático como por ejemplo los anticolinérgicos, diuréticos y anticatarrales, entre otros.

Se debe reeducar el cuerpo en cuanto a la función voluntaria de micción, de manera que se establezca un patrón a intervalos regulares, además es muy útil entrenar para ejercitar los músculos del periné.

Si no es tratada a tiempo la hiperplasia prostática o crecimiento prostático conlleva un deterioro en la calidad de vida del paciente y puede comprometer su salud al generar enfermedades que están asociadas con este aumento de la próstata.

Si usted es hombre y tiene problemas urinarios aunque no le generen molestias debe consultar con su médico urólogo de confianza, con la finalidad de identificar las causas de los mismos y tratarlos a tiempo.

En el caso de que usted desee agendar una Consulta con el Dr. Carlos Basilio quien es Cirujano Urólogo en la Ciudad de México, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Basilio se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la Hiperplasia Prostática o Crecimiento Prostático.

Agendar Consulta

Call Now Button